Paste your Google Webmaster Tools verification code here

Vivir en el rascacielos más alto del mundo… del año 1913

Vivir en el rascacielos más alto del mundo del año 1913  será posible en los próximos meses, cuando terminen las obras de rehabilitación de las 30 últimas plantas del edificio Woolworth de Nueva York.

El edificio Woolworth es un icono del Downtown de Manhanttan. Este rascacielos se inauguró el 24 de Abril de 1913 y le debe el nombre a su Promotor y propietario, Franklin Winfield Woolworth.

Woolworth amasó su fortuna creando una cadena que llegó a tener 586 tiendas y almacenes en los que vendía una gran variedad de tipos de productos al precio único de 5 y 10 centavos de dólar (Five & Dime). Además, fue el pionero en comprar la mercancía directamente a los fabricantes fijando el precio de los mismos, algo muy común actualmente. De aquel gran emporio, hoy en día es heredera la cadena Foot Locker, entre otras.

El edificio, que cuenta con 58 pisos, 242m de altura y más de 5.000 ventanas, fue declarado Monumento Nacional de los EEUU en 1966.

El arquitecto autor del proyecto fue Cass Gilbert, muy afamado a principios del siglo XX. Tuvo el encargo de diseñar un hito para la época, en la que la construcción con pilares y vigas metálicos comenzaba a desarrollarse rápidamente.

El arquitecto Cass Gilbert sosteniendo el Edificio Woolworth

Se proyectó en un principio con 30 plantas de altura, pero su ambicioso promotor, enterado de las posibilidades que ofrecía el reciente sistema de construcción con estructura de acero, quiso que su edificio fuera el más alto del mundo. Y lo fue durante años, hasta que el Edificio Chrysler le arrebató ese título.

Edificio Woolworth durante su construcción

Cas Gilbert se enfrentó al reto de dotar de un estilo arquitectónico a una tipología de edificio que no existía hasta entonces y con una altura inédita. Optó por adaptar el lenguaje de las catedrales Góticas europeas a su Torre, por lo que acabó siendo conocida popularmente como la “Catedral del Comercio”. Con este estilo Neogótico fueron levantados varios rascacielos más tanto en Nueva York como en Chicago. Esta tendencia pronto dejó paso a nuevos estilos, como el Art Déco y el Art Nouveau, más propios de la época.

Este rascacielos revestido de terracota con detalles y ornamentos labrados y policromados, ha permanecido en manos de la misma familia durante más de 85 años. Fue adquirido en 2012 por Alchemy Properties, que decidió dar un nuevo uso a sus 30 últimas plantas, dedicadas hasta entonces a oficinas, para transformarlas en viviendas de lujo.

Las 34 viviendas resultantes son únicas, conservando todas las características originales de la época, como diseño, materiales y acabados, y adaptándolo a las necesidades y tecnología actuales. La totalidad de las viviendas se encuentran ya vendidas y esperan a ser ocupadas por sus nuevos propietarios en los próximos meses, cuando se ultimen los trabajos de rehabilitación.

El tamaño varía desde los 120m2 de la vivienda de un dormitorio hasta los más de 600 m2 de las viviendas de mayor tamaño que ocupan la totalidad de las plantas 29, 30 y 31. Los precios se han situado entre los 3.000 y 4.000 dólares el pie cuadrado (entre los 4 y 28 millones de dólares).

Las zonas comunes y Lobby de acceso también se han rehabilitado, y los ascensores que dan servicio a las plantas residenciales se han restaurado para mantenerse en servicio conservando la mayoría de elementos originales.

El edificio dispone de servicio de conserjería las 24h del día. Cuenta con piscina interior (la original del edificio) totalmente restaurada, spa y sauna. En la planta 29 se sitúa un salón y biblioteca de uso exclusivo para los residentes, un estudio de entrenamiento personal en la planta 30, y bodega y sala de catas.

Piscina Interior del Edificio Woolworth

Mención aparte merece el ático de ¡7 plantas! ubicado en el pináculo de la torre. Este nunca se puso en venta “oficialmente”. Se especula que para su adquisición se han desembolsado unos 110 millones de dólares, todo un record. Los planos se filtraron en la red, y puede verse como van disminuyendo de tamaño para adaptarse a la forma de la coronación de la torre. Lo más característico, a parte de las increíbles vistas, es que dispone de un ascensor particular que comunica los niveles principales. El acceso se realiza por la planta 50, donde se encuentra un dormitorio en suite y el dormitorio principal con 3 vestidores y un gran baño. En la planta 51 está la cocina con comedor de diario, comedor formal y otro dormitorio en suite. En la 52 se ubica el salón principal con una zona a doble altura y una entreplanta. La totalidad de la planta 53 está destinada a un gran salón biblioteca. De aquí arranca una escalera de caracol para acceder a la planta técnica y a la terraza/mirador de la planta 58. Todo un privilegio para sus propietarios.

Maqueta del pináculo del Edificio Woolworth

Curiosamente, las Woolworth Tower Residences se vendieron muy rápido, y eso que el precio medio de las mismas estaba muy por encima de la media de esta zona de la ciudad.

Este es el precio que hay que pagar por vivir en un edificio con tanta historia (reciente, bajo la perspectiva que tenemos en Europa), y un icono de Nueva York y todo EEUU.

Podéis pinchar en la galería de imágenes y planos para ver con detenimiento este edificio.

Ubicación: 233 Broadway, New York, NY 10279, EE. UU.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *